El Ejecutivo ha aprobado hoy un Real Decreto-Ley para derogar el artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores que, tras su modificación con la reforma laboral de 2012, permitía a los empresarios despedir a cualquier trabajador cuyas faltas de asistencia justificadas alcanzaran el 20% de días hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas llegara al 5% en un año o al 25% en cuatro meses discontinuos en un periodo de 12 meses.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha señalado que se trata del principio del fin de la reforma laboral del PP y que se recuperarán los derechos de los trabajadores, cumpliendo así el mandato del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Sin embargo, la derogación de este artículo que entrará en vigor a partir de su publicación en el BOE no es de carácter retroactivo, por lo que no cubrirá los casos de denuncias judiciales en curso.

Tal y como ha anunciado la ministra, las bajas médicas justificadas dejarán de ser un motivo objetivo para el despido de un trabajador, aunque los empresarios aún podrán argumentar que estas faltas son la causa de un despido disciplinario.

Por otro lado, Yolanda Díaz asegura que se está trabajando sobre la totalidad de la reforma laboral de 2012 para revertir sus efectos negativos sobre los trabajadores.