La tasa de desigualdad entre ricos y pobres es la más elevada entre las comunidades autónomas y provincias españolas.

Se han presentado este martes los datos de 2018 del Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Madrid, y estos han señalado que dentro del millón de personas que se encuentra en situación de exclusión social en Madrid, casi el 50% se encuentra en exclusión severa o precariedad.

Según el informe presentado por uno de los coordinadores, Guillermo Fernández, “tanto los niveles de integración social como los de exclusión social han mejorado en el conjunto de la población en los últimos cinco años”, si bien han destacado que un grupo de 269.000 personas sufre una exclusión social extrema.

De esta manera, dentro de la población que tiene una situación económica compleja, destacan un grupo de 900.000 personas que se encuentran en el umbral de la pobreza a los que se les denomina como la “sociedad insegura”. A esto se le suma que la desigualdad entre el 20 por ciento más rico y el 20 por ciento más pobre se sitúa como la más alta de España.

Teniendo en cuenta a la población en su conjunto, la tasa de desigualdad sería la tercera más elevada, después de Andalucía e Islas Baleares. A lo largo de los últimos diez años, la renta media de la población madrileña se ha incrementado en un 2%, mientras que los más pobres han visto caer su renta un 30%. La pobreza severa o extrema se ha incrementado en los últimos cinco años, en un 23%, llegando la cifra a afectar a 243.000 personas.