El pasado 5 de octubre tuvo lugar en Madrid la clausura de la nueva edición del South Summit, uno de los mayores eventos relativos al impulso del mundo del emprendimiento que reúne a las principales startups, así como a grandes inversores y corporaciones. Tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, participaron en el acto de clausura de dicho evento.

Durante su intervención, la alcaldesa ha reivindicado la necesidad de que se tenga más en cuenta la “mirada femenina” en el campo de la innovación y la empresa. Carmena parece contentarse con incluir a más mujeres en los altos cargos de las grandes corporaciones.

El objetivo principal de un evento a gran escala como es el South Summit no es otro que el de poner en contacto a los principales “emprendedores” del sur de Europa y América Latina con importantes inversores y grandes empresas a nivel mundial.

De acuerdo con los datos más recientes, se ha experimentado un incremento del “emprendimiento femenino”, subiendo el porcentaje de mujeres fundadoras de empresas startups en España con respecto al año anterior. Este hecho, sin embargo, contrasta con la situación de la mayoría de mujeres trabajadoras, acostumbradas ya a una situación de precariedad alarmante.

El gesto de alabar y fomentar la iniciativa privada y el crecimiento de las grandes corporaciones, por más que se trate de encubrir con mensajes “feministas”, no puede repercutir en otra cosa que en el aumento de los beneficios de las grandes empresas, indistintamente de que sus dirigentes sean hombres o mujeres.

De acuerdo con los organizadores, está previsto que tras el evento se beneficien alrededor de 70 nuevas startups. Se trata de un proyecto claramente orientado al fomento de la cultura del emprendimiento que tanto se ha publicitado en los últimos años, algo que se reivindicaba dentro de la “marca España”, a pesar del continuo fracaso de la pequeña empresa y de los autónomos, engullidos en su mayoría por las grandes multinacionales durante los últimos años.