Se dicta una orden por parte del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la que se establecen los criterios de actuación a tener en cuenta a partir de este domingo, criterios de actuación que aplicarán con “proporcionalidad y necesidad” las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del conjunto del país.

El objetivo es cumplir con las restricciones del Real Decreto por el que se declara la situación de estado de alarma para hacer frente al coronavirus.

En este mismo contexto, asume a su vez el mando de policías autonómicas y locales para controlar movimientos de los ciudadanos y apoyar la labor sanitaria, para esto apela al “deber cívico de colaborar” con los agentes y autoridades, con riesgo asegurado para los incumplidores de ser sancionados, como bien ha dicho, “con arreglo a las leyes”. Fuentes del Gobierno aseguraron el sábado que las sanciones se regularán por la Ley de Seguridad Ciudadana y el Código Penal.