hipocresía Marlaska crisis migratoria
Fuente: Público

Tras las últimas llegadas masivas de inmigrantes a las costas españolas, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, no ha tenido más remedio que reconocer este sábado en la costera ciudad de Algeciras que se está produciendo una “situación absolutamente excepcional y extraordinaria”. Es precisamente en esta ciudad de la costa andaluza donde ya es común el desembarco masivo de personas que llegan a nuestro país en pésimas condiciones huyendo de la guerra o buscando unas mejores condiciones de existencia, mientras el ministro nos deleita con su tranquilidad ante el problema negando la posibilidad de un colapso y exponiendo que la situación está “absolutamente controlada y controlable”.

Marlaska, que se encontraba en Algeciras para visitar a las Fuerzas de Seguridad del Estado que recogen a los inmigrantes y los trasladan – como si de mercancía se tratara – para apilarlos en CIES, no ha dudado en agradecer la gran labor que realizan éstos, alegando que “es de agradecer la profesionalidad, la humanidad y el cumplimiento de la ley”. Esa misma profesionalidad silenciada en sucesos como el del Tarajal, cuando 14 inmigrantes murieron disparados por la Guardia Civil mientras intentaban acceder por el agua a territorio español, el 6 de febrero del 2014. Hechos, por cierto, no tan extraordinarios.

El ministro también ha aprovechado la comparecencia para exponer que “el problema de la inmigración es un problema de Europa y necesita una solución europea”. Mientras tanto, la Unión Europea sigue con la injerencia – militar y económica – en países de los que provienen estos inmigrantes. Una contradicción que explota día tras día en sus caras y que son incapaces de remediar.

Como siempre, Marlaska ha echado balones fuera, atribuyendo la culpa de la situación y las políticas migratorias en España al PP, obviando que su exdirigente José Luis Rodríguez Zapatero mandó intervenir militarmente en Afganistán, Libia, Irak, etc. Teniendo culpa directa de esta crisis migratoria.

El ministro también ha defendido la actual política de su Gobierno, donde los inmigrantes llegan a nuestras costas para ser encerrados en CIES, como el que se abrirá en San Roque, Cádiz, con el fin de amontonar en condiciones infrahumanas a más de 600 inmigrantes. Inmigrantes que al llegar a nuestras costas y en el caso de conseguir eludir los CIES, se encuentran en una situación que para nada esperaban, con sueldos míseros y condiciones de trabajo pésimas. Esas son las políticas de nuestros estados, recluir a las personas en cárceles como animales esperando a ser repatriados o condenarlos a la miseria en el propio país.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.