El cierre de establecimientos, fronteras e incluso de la industria no esencial ha provocado un agujero en el mercado laboral de más de 3,5 millones de trabajadores.

Tras las medidas decretadas el pasado 15 de marzo los grandes afectados son el comercio, el turismo y la ya debilitada industria nacional. Según datos recopilados por diversas fuentes hasta el momento se han presentado hasta este lunes 6 de abril alrededor de 450.000 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que afectan a cerca de 2,7 millones de trabajadores, una cifra a la que se suman los casi 850.000 empleos destruidos en el mes de marzo, tras la aprobación del estado de alarma siendo Cataluña, Andalucía y Madrid las comunidades más afectadas ya que de los 2,7 millones de empleados afectados por los despidos temporales, 620.000 se encuentran en Cataluña; seguidos de los 427.000 de Andalucía; y de los 400.000 en Madrid. Entre las tres copan cerca del 54% de las personas afectadas en todo el territorio nacional.

Las conserjerías se han visto desbordadas por la cantidad de solicitudes de suspensión de contrato aunque se está priorizando aquellas consideradas de fuerza mayor, cuyos trabajadores afectados tendrán derecho a una prestación por desempleo o paro.

Así con todo, se estima que existe una cantidad considerable de personas que no están cubiertas por algún tipo de prestación y que están a la espera de que el gobierno anuncie un nuevo paquete de medidas sociales para detener la recesión ocasionada por el coronavirus.