El hotelero mallorquín Miguel Fluxà fue determinante en la designación de Mateo Isern como candidato del Partido Popular en las elecciones municipales de Palma del pasado 26 de mayo. Este, junto a un grupo de grandes hoteleros, llegó a desplazarse personalmente a la sede del partido en Génova para exigir a Isern como cabeza de lista.

A pesar de que el exalcalde parecía ser ya historia para la política balear, el presidente regional Biel Company sorprendía hace unos meses proclamándole cabeza de lista para las elecciones municipales de Cort. A pesar de que Company afirmó haber “insistido” para recuperar a Isern, la realidad es muy distinta. La verdad es que Isern no hubiera vuelto a dicho puesto si no fuera por la fuerte presión realizada por los grandes hoteleros baleares al Partido Popular, incluso al propio Pablo Casado, para que le designaran cabeza de lista de nuevo. Y es que en toda esta operación Miguel Fluxà ha actuado como padrino del exalcalde desde el principio.

La operación comenzó a gestarse el pasado verano, cuando el presidente de Iberostar se reunió en la sede de su empresa en Palma con un grupo de grandes hoteleros para comenzar a desarrollar la estrategia que alzaría a Isern como cabeza de lista, a pesar de que este había sido apartado desde Génova a las listas del Congreso anteriormente. A dicha reunión acudieron empresarios muy conocidos como Gabriel Escarrer, Carmen Riu o Simón Pedro Barceló. Una vez cerrada la operación llegaba el momento de hablar con los políticos implicados en la trama.

A pesar del gran poder de intervención que tienen los hoteleros en las decisiones del PP, estos no se fiaban de que Biel Company fuera convincente a la hora de planteárselo a Casado. Por este motivo, el propio empresariado se desplazó a Madrid para expresarle al dirigente popular de primera mano sus deseos de que fuera Isern el cabeza de lista del 26 de mayo al Ayuntamiento de Palma.

Cabe destacar, que los hoteleros baleares no se quedaron quietos una vez cumplido su plan de alzar a Isern y continuaron las negociaciones con políticos de Vox, que culminaron con el fichaje de Fulgencio Coll como candidato municipal.