Un ataque hecho con drones de las milicias yemeníes houthis contra las  instalaciones petroleras de Arabia Saudí consigue acabar con la extracción de 5,7 millones de barriles de crudo.

 Milicias yemeníes houthis han reivindicado este ataque,operado con diez drones que ha conseguido  frustrar la extracción de 5,7 millones de barriles de crudo por día, es decir, alrededor del 50 por ciento de la producción de la empresa.

Según informa Europa Press, el general Yahya Saree portavoz houthi, los ataques han sido contra las refinerías de Abqaiq y khurais,al este de Arabia Saudí , además también ha querido advertir, asegurando que estas operaciones se “ampliarán” para ser “más dolorosas” si Arabia Saudí sigue atacando a Yemen.

El conflicto bélico en Yemen comenzó en marzo del pasado  2015 donde se enfrentan el Gobierno actual de Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyado principalmente por  Arabia Saudí contra los houthis, respaldados por Irán. 

Esta guerra civil en la que intervienen también fuerzas extranjeras, lleva más de cuatro años, ahogando a la población civil . Por su parte, el  ministro de Energía saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman ha asegurado que está disminución de la extracción de crudo,que representa el 5 % de la producción mundial, podrá ser compensada por existencias de la empresa.

Aún así, como ha señalado el príncipe, este ataque, al que él se refiere como “acto terrorista” además de originar la suspensión temporal de la producción en las plantas de Abqaiq y Khurais, también ha  llevado al cese de la producción de gas, lo que provocará que se merme hasta por la mitad  el suministro de etano y líquidos de gas natural.

En cuanto al suministro energético del país ha destacado que este no se se ha reducido a pesar del ataque, así como tampoco se ha disminuido en el suministro local de combustible al mercado local. También ha añadido que el boicot: “Tampoco ha provocado lesiones en los trabajadores. La compañía está aún evaluando las implicaciones de estas pérdidas” además de señalar que la compañía tratará de recuperar las pérdidas.

Finalmente el príncipe y ministro ha afirmado que estos ataques: “no solo están dirigidos hacia Arabia Saudí, sino que van contra el suministro mundial de petróleo y su seguridad, por lo tanto, representan una “amenaza para la economía mundial”.

En consonancia con esto, el presidente norteamericano Donald Trump, ha conversado con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, a quien le ha brindado el apoyo de Estados Unidos en pro de  la “defensa propia de Arabia Saudí” además de por supuesto  condenar este ataque contra las  “infraestructuras energéticas vitales”.

El  secretario de Estado de la casa blanca, Mike Pompeo, ha acusado vía tweeter  a Irán de estar detrás de lo ocurrido. Además también ha querido aupar a “todas las naciones” a “condenar pública e inequívocamente” los “ataques de Irán”.