Fuente: Vilaweb

El Ministerio del Interior tiene previsto movilizar a más de un millar de cuerpos de seguridad del Estado para la celebración de la Diada del próximo 11 de septiembre. Pese a no ser cifras tan exageradas como las del pasado 1-O, en el que se movilizaron a más de cinco mil agentes, no deja de ser sorprendente.

Mientras continúan los recortes, las bajadas de salario y un sinfín de cuestiones que no hacen más que acrecentar la situación de miseria de los trabajadores españoles, el gobierno socialista prefiere girar la cabeza hacia otro lado y centrarse tanto política como económicamente en el conflicto catalán. Es por ello que están enviando refuerzos policiales para que, en caso de que algo no les parezca correcto, puedan repetir otra actuación vergonzosa como en las últimas ocasiones.

El debate sobre este refuerzo policial tendrá lugar hoy en la reunión de la Junta de Seguridad, que estará presidida por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Junto a esto, se debatirán una serie de cuestiones de seguridad debido a los recientes acontecimientos que han tenido lugar en Cataluña.

Estas continuas movilizaciones suponen un gran gasto para el Gobierno, quien se encuentra a entera disposición cuando hablamos de sus propios intereses, ya sea del Partido Popular el PSOE o cualquier otro de los grandes partidos parlamentarios. Aunque, como el pasado año, hubiera una falta de agentes para sofocar incendios en Galicia, por ejemplo, la prioridad siempre será mantener sus intereses políticos en Cataluña y en cualquier otro lado.