La ministra en funciones, Margarita Robles, afirma que la investigación sobre la causa del accidente y la muerte del piloto llegarán hasta el final.

El pasado lunes 26 de agosto, un avión militar C-101 propiedad del Ejército del Aire se estrellaba en la zona de La Manga, en el mar Mediterráneo. El piloto de la aeronave, Francisco Marín, fue hallado sin vida en el lugar del siniestro. La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha declarado que la investigación está en marcha y que habrá que esperar hasta el final para descubrir la causa del accidente, pero asegura que el avión no estaba obsoleto. 

“El avión podía operar perfectamente, todo funcionaba dentro de la normalidad” afirmaba la ministra en unas declaraciones en la cadena de radio Cadena Ser: “Ningún piloto de la experiencia de Francisco Marín se habría subido al avión si no hubiera estado en condiciones (…) me da cierta lástima que se intente desprestigiar o hacer crítica política en estos momentos”. 

La aeronave pilotada por el Comandante Marín, antiguo “solo” de la Patrulla Águila, era un modelo C-101 con casi 40 años de antigüedad, y la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) ya ha iniciado el procedimiento para esclarecer qué es lo que ha provocado el accidente.