monarquía armas
Fuente: semana.es

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la que fue compañera del rey Juan Carlos I, afirma en un audio grabado durante una reunión con el comisario José Villarejo el año 2015 que el monarca cobró 80 millones de comisión por su intermediación en la adjudicación del proyecto del AVE Medina – La Meca.

El proyecto con intención de unir los 450 km que existen desde la ciudad de Medina hasta La Meca fue logrado por un consorcio de empresas españolas, fundado por Villar Mir, la sexta persona más rica de España según Forbes, quien colocó como intermediaria a la iraní Shahpari Zanganeh, tercera mujer de Adnan Khashoggi, conocido traficante de armas. En octubre de 2011, el consorcio formado por las 12 empresas privadas españolas consiguió la adjudicación de la obra, por ello se le otorgó una comisión del 1,5% a Zanganeh por la mediación.

Corinna cuenta que fue entonces cuando el rey intervino: “¡No me jodas, mi comisión! Yo hice el tren. Yo hablé con mi amigo (refiriéndose al rey de Arabia Saudí), mi hermano, y con los saudíes […] Me tenéis que pagar a mí, no a Zanganeh. Yo me reuní con quien cerró el contrato”, reclamando así una parte del pastel por haber ayudado a cerrar el acuerdo.

Posteriormente, Villar se reunió con el monarca y le aseguró que hablaría con Zanganeh para que le diera parte de su comisión. Corinna cuenta que una vez Juan Carlos se lo comunicó, le respondió: ‘¡Estás completamente loco! Vas a recibir dinero de Irán, ella es iraní’, sabiendo el rey Juan Carlos que Irán estaba en la lista de países con los cuales

España no podía realizar relaciones económicas debido a las sanciones comunitarias impuestas por la producción de energía nuclear en lo que era una carrera armamentística.

Asegura que finalmente acabó recibiendo el dinero, pues en 2012 hubo una gran fluctuación en una de las cuentas bancarias y el monarca afirmó que ese dinero provenía de Arabia Saudí, del que bastante dinero recibía ya por la venta de armas. Pero no, el dinero claramente tenía origen iraní, obviando que la “mordida” provenía de un traficante de armas, negocio amigo de la Casa Real española. De este modo, Juan Carlos y la corona española demuestran una vez más la total impunidad, ya sea con fraudes fiscales, con la mayor exportación de armas a un país dictatorial como Arabia Saudí o contribuyendo a la producción de energía nuclear con fines armamentísticos.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.