La Audiencia Nacional continúa investigando acerca del robo del móvil con información de Pablo Iglesias. Se sospecha que fue un encargo del Ministerio del Interior. El móvil, hurtado en 2016, pertenecía a Dina Bousselham, asistente principal de Iglesias cuando ejercía como eurodiputado.

El dispositivo se encontró en la operación Tándem, donde fue detenido el excomisario Villarejo. Las sospechas no son infundadas, pues además de lo relatado, algunos medios de comunicación publicaron mensajes del teléfono en cuestión. Desde Podemos califican el suceso como un complot para destruir al secretario general.

También se encuentra dentro de la operación el informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), en teoría solicitado por Interior y publicado por otros medios, que finalmente fue rechazado en los juzgados por no poder validar la información. En dicho documento figuraba también la no demostrada financiación irregular de Podemos.

Cabe destacar que cuando se sucedió el robo, en 2016, Villarejo era miembro de la “Policía patriótica”, un cuerpo a cargo de Interior. De ahí que la Audiencia Nacional investigue si se trata de un encargo del Ministerio para evitar la irrupción de Podemos en el eje político. Por su parte, Iglesias ha declarado que “desde aquí voy a reiterar nuestro compromiso con la ley y con las instituciones para limpiar nuestra democracia de basura”.