Un trabajador de la construcción, de 54 años de edad y de origen cubano, falleció el pasado lunes día 5 al caer desde una altura de cuatro metros, cuando se encontraba reparando el techo de la piscina municipal de Son Roca, en Palma.

Según ha informado la Policia Nacional, el suceso tuvo lugar debido al desplome del andamio en el que la víctima se encontraba trabajando. Como consecuencia de la caída, el trabajador sufrió numerosas fracturas y, dado su estado de gravedad, fue trasladado de inmediato al Hospital Universitario de Son Espases, donde falleció.

Agentes de la Policía Nacional acudieron al lugar y procedieron a pedir declaración a todos los implicados, con el objetivo de aclarar si el motivo del desplome fue un fallo en los sistemas de seguridad.

Sin embargo, han sido agentes del Grupo de Homicidios los que se han hecho cargo de la investigación, que aún sigue en curso, para esclarecer las circunstancias del siniestro.

Con éste ya son 170 los fallecidos por accidente laboral en el país, en lo que va de año, según el Ministerio de Trabajo. Desde SOM Sindicalistes han pedido al Institut Municipal d’Esports (IME) que exija a todas las empresas concesionarias y contratantes que se cumpla la normativa de seguridad laboral y que “se extremen las medidas de vigilancia”.

Por su parte, desde la mencionada institución pública, han lanzado un comunicado en el que lamentan profundamente la muerte por accidente laboral del trabajador, empleado de la empresa adjudicataria encargada de la reparación del techo de la piscina de Son Roca.