muerte-trabajador-hotel
Fuente: El País

El derrumbe de las obras en el “Hotel Ritz”, situado en Madrid, se ha cobrado la vida de un trabajador y ha dejado once heridos, dos de ellos en estado grave.

En menos de una semana, ha habido en Madrid dos accidentes mortales en el trabajo: el pasado viernes un joven obrero de 30 años murió al ser sepultado por 1.800 kilos de cemento en Ciudad Lineal.

Tras el trágico suceso ocurrido ahora en el Hotel Ritz, el Ayuntamiento de Madrid se ha limitado a decir que el derrumbe se debe a una sobrecarga en la sexta planta.

La propiedad del edificio está compartida entre la empresa Mandarín Oriental, con sede en Hong Kong, y el grupo Olayan, con sede en Arabia Saudí. Las obras del hotel fueron encargadas al Grupo San José, quien debía reducir el número de habitaciones y aumentar su lujo. Para ello contaba con un presupuesto de 99 millones de euros, unas cifras que evidencian una vez más cómo las empresas van aumentando sus beneficios mientras ahorran en prevención laboral, un “ahorro” que en lo que llevamos de año se ha saldado con 54 muertos en accidentes de trabajo.

Los datos muestran que todos los accidentes son un claro indicador de que las condiciones de trabajo en las empresas continúan empeorando. Este 2018 ha aumentado la cifra de accidentes laborales en Madrid, donde los accidentes graves han ascendido a un 30 % y, los mortales, hasta un 78 %.

Mientras las grandes empresas reducen costes en prevención de riesgo laboral para aumentar sus ganancias, los trabajadores lo pagan con sus vidas.