En las residencias de ancianos de nuestro país ha habido al menos 14.456 fallecidos a causa de la crisis provocada por el coronavirus, contando dentro de estas cifras las muertes acaecidas tanto en centros públicos, como concertados y privados.

Así lo informaba este viernes la agencia de noticias Europa Press, en base a datos ofrecidos por el ejecutivo. Analizando los datos por comunidades, las más afectadas han sido la de Madrid, con 5.558 muertes entre el 8 de marzo y el 21 de este mes por COVID-19 o con síntomas que podían considerarse como tal, aún están sin confirmar, en sus residencias.
Después, está Cataluña donde los mayores fallecidos ingresados en estos centros han ascendido hasta 2.621 personas, contando hasta este 23 de abril. Castilla y León ha contabilizado 2.186 fallecidos en residencias y centros públicos de discapacidad.

Por debajo de los 1.000 fallecidos nos encontramos con los centros de ancianos de Castilla-La Mancha, han sido 832 los fallecidos en circunstancias similares, y con Extremadura, donde fueron 368 las personas que murieron en las residencias de la comunidad de los 411 fallecidos en total en la zona .

De la Comunidad Valenciana contamos con que han sido 394 los mayores fallecidos con COVID-19. Una cifra similar nos encontramos en Andalucía donde se han registrado 391 muertes hasta el 23 de abril.

Cifras bastante menores se han registrado en las residencias de mayores de las Islas Baleares, con 72 fallecidos hasta este viernes y en las Canarias, la comunidad menos afectada donde han fallecido 17 personas en los centros de mayores de Tenerife.