Este miércoles tuvo lugar la muerte de un trabajador de reparto a domicilio en Huelva, que se suma a la de otro repartidor en Sevilla el pasado domingo, las dos causadas por accidentes de tráfico.

El primer fallecido era un joven de 22 años que trabajaba como repartidor de comida de un restaurante. El siniestro se produjo la tarde del 18 de agosto, cuando el trabajador colisionó con su moto contra un coche en la avenida de Nervión de Lebrija (Sevilla), muriendo en el mismo lugar del accidente.

La segunda muerte ocurrió este miércoles a las 23:30 en la avenida Cristóbal Colón (Huelva) al chocar un turismo con la motocicleta del repartidor de 25 años, que trabajaba en una empresa local. Las causas del accidente se están investigando, pues el conductor del vehículo giró “de manera correcta” y dio negativo en el test de alcoholemia y drogas.

Estas dos muertes en menos de cuatro días reabren el debate sobre la precaria condición laboral de los trabajadores de reparto a domicilio, que se ven afectados por la alta siniestralidad que sufre de todo el sector provocada la nula prevención de accidentes laborales.

El sindicato CCOO en Andalucía, como respuesta, pretende denunciar ante la Inspección de Trabajo los dos accidentes mortales, que considera “una prioridad” poner fin a esta lacra social que afecta a todos los sectores, “algo ante lo que no pueden quedar impasibles ni las administraciones ni el empresariado y que no tengamos que seguir siendo testigos de muertes que pueden evitarse”.

“Hay que dotar a la Inspección de Trabajo de los medios suficientes para cumplir su función y vigilar las empresas y a las personas trabajadoras para que su seguridad no esté en riesgo a la hora de desempeñar su trabajo”, declaran desde el sindicato y añaden que “en ningún caso pueden anteponer el beneficio empresarial por encima de la vida de sus trabajadores” dirigiéndose a los empresarios. Por último han trasladado sus condolencias a los familiares de los trabajadores.