Ciudadanos ataca al nacionalismo catalán, defendiendo la unidad de España. Tras la sacada de bandera por parte de Inés Arrimadas en el Parlament, este domingo ha convocado una manifestación para “defender la constitución” y “condenar la violencia”. Estas son manifestaciones en las que se exhibe simbología fascista y se golpea a cámaras de Telemadrid, bajo acusación de independentista.

De esta forma, Rivera continúa su campaña propagandística intentando hacer ver que Ciudadanos es el único partido dispuesto a combatir el independentismo, intentando frenar un posible ascenso del Partido Popular entre los votantes catalanes de cara a las futuras elecciones autonómicas.

Por su parte, el Partido Popular, tras la renuncia de Albiol, que ha decidido centrarse en la alcaldía de Badalona, intenta recuperar a parte del electorado catalán tras el fracaso de las últimas autonómicas, en las que cosecharon el peor resultado de su historia. Para ello, Casado y los suyos continúan a vueltas con la aplicación, nuevamente, del 155. Exigen al presidente Sánchez que sea duro para conservar la “unidad de España” o que convoque elecciones. Vemos cómo aumenta el tira y afloja entre los partidos de derechas en la búsqueda del voto de unos trabajadores cada vez más hartos de que la clase política juegue con ellos, escondiendo temas de suma importancia como el paro forzoso y los desahucios.