En mayo anunciaban el despido de 4.800 trabajadores, la cifra actual es más del doble de la primera previsión.


Kyodo y NHK, dos de los medios locales japoneses informan de los 10.000 despidos que Nissan podría efectuar. Se espera que el próximo jueves la empresa anuncie la cifra oficial de los trabajadores que serán desprendidos de su puesto de trabajo, cuando muestre los resultados de estos últimos tres meses.


Nissan tiene a 139.000 trabajadores contratados a nivel mundial, la cifra de despidos correspondería al 7% de la plantilla. Esta estrategia afirma que servirá para mejorar la eficiencia de su fuerza laboral.


En el ejercicio fiscal de 2018 finalizado este marzo pasado la empresa anunció que sus beneficios habían sido reducidos un 57,3% y un 3,2% sus ingresos. Las ventas cayeron tanto en Europa (17,8%) como en Estados Unidos (9,3%). El arresto de Carlos Ghosn -anterior presidente de Nissan- por supuestas irregularidades financieras ha afectado a estos malos resultados.


En Barcelona el pasado mayo, Nissan y los sindicatos de la fábrica acordaron el despido de 600 trabajadores, de los que 500 se jubilarían y los otros 100 serían salidas voluntarias. La plantilla que se mantuviera en su puesto de trabajo recibiría un aumento de sueldo.