El líder de Nissan Europe, Gianluca de Ficchy, expresó el pasado martes a los distintos sindicatos que, desde mayo, la fábrica de Barcelona en la Zona Franca no producirá el modelo de la Pick-up que se realiza para Mercedes, el X Class.

Gianluca afirmó que esta decisión no provocará, al menos a fecha de hoy, ningún despido, y se obligó a establecer un informe previo al verano un plan viable de esta planta, según han comentado a los medios los sindicatos.

Gianluca afirmó de igual manera, que se van a introducir novedosas motorizaciones para la pick-up en Navarra, el modelo de Nissan, con la meta de cumplir las medidas sobre las emisiones, en un ejemplo que se quiere mostrar para seguir con el modelo y afirmar el funcionamiento de la fábrica.

Sus argumentos no han sido aprobados por los sindicatos, que han llamado a la movilización de concentraciones en las plantas de Barcelona, Cantabria y Ávila, donde Nissan posee varias fábricas. En la ciudad condal, se estima una movilización frente al consulado de Japón para el siguiente martes.

En declaraciones realizadas ante los medios, por el representante de Sigen-Usoc: “Está claro que con la retirada de la pick-up de Mercedes se va a producir a partir de mayo un excedente de personal”. Lo que a su juicio provocará que uno de los turnos sobre, dentro de la fábrica, continuó expresando que desde hace tiempo los empleados ven sacrificados sus derechos, a cambio de que la empresa no cumpla ni con la planificación ni las inversiones prometidas.

También Comisiones Obreras obligó a Nissan a establecer con exactitud lo relacionado con la inversión prometida y que se establezcan nuevos trabajos en la fábrica catalana, “para garantizar la continuidad y la estabilidad de la planta, y los puestos de trabajo”.

De igual manera, rogó que ese estableciesen garantías para el avance de nuevos tipos con miras al sector, lo que quiere decir hacia el automóvil eléctrico y autónomo. La planta catalana, que producía en un porcentaje inferior al 30% de su posibilidad de producción, fabricó 8000 vehículos modelo de Mercedes-Benz en 2019, lo que suma el 14,5% del total de producción de la fábrica, que supuso las 55.000 unidades del pasado año.

De acuerdo con lo expresado por los sindicatos, Gianluca afirmó que en este contexto la fábrica no es adecuada, y por ese motivo se están examinando otras opciones.

El Ministerio de Industria y la Consellería d ́Empresa han sido notificados del contexto tan importante que se está produciendo, según los sindicatos, se necesita formar una mesa de negociación integrada por las administraciones, la empresa y sindicatos. La planta tiene una plantilla de 3000 personas, y recientemente se despidieron a 600 empleados.