Cuando aún quedan por recuperar más de un millón de puestos de trabajo destruidos por la crisis económica anterior, ya se prevé que un nuevo proceso de desaceleración económica acabe con más de 72.600 empleos entre lo que queda de 2019 y 2020. 

El Banco de España, tras afirmar esta misma semana las previsiones de un nuevo parón económico, señala que el mercado laboral será el que resulte más afectado por éste. 

Así mismo, y a pesar de que el verano es un periodo clave en España para la creación de puestos de trabajo, se ha visto como el número de afiliaciones a la Seguridad Social ha llegado a datos históricos. 

Si hablamos de desempleo en España, por primera vez en cinco años, no se ha podido reducir el paro durante los meses estivales.

 Además, el pronóstico de los datos del paro no se muestra mucho más positivo. Según el Banco de España, no se espera que en 2019 el paro baje del 14%, mientras que para 2020 no bajará del 13,2%, cuando las estimaciones lo establecían en ocho décimas más. 

Las previsiones presentadas por el Gobierno en abril serán modificadas en los próximos días debido a estas modificaciones en el número de empleos y los datos del PIB.

En concreto, respecto al crecimiento del PIB, se han tenido que rebajar cuatro décimas respecto a lo que se preveía para este año. 

Cabe señalar que, el cuadro macro emitido hace cinco meses por el Banco de España y el emitido por el Gobierno planteaba escenarios bastante diferentes. Mientras que, por parte del Gobierno se apuesta porque este año se lleguen a crear 378.00 empleos, el BdE calcula que serán 324.000. 

Esto, sumado a las previsiones de ambos organismos para 2020, establece que el Ejecutivo estima la creación de 146.000 empleos más que el supervisor.