La Guardia Civil ha destapado un nuevo caso de corrupción. Esta vez ha sido la “desaparición” de 1.250.000 euros y el desvío de subvenciones públicas a Fundescam, dinero que se utilizó para financiar actos de partido y campaña en 2011.

Esto no es nada nuevo pues, en su momento, se habló de este posible caso de corrupción. Como ya se sabe, los casos de corrupción de este partido son innumerables, haciendo mella al sistema de fondos públicos pagados por todos los españoles. Con esta sucia jugarreta, el PP de Aguirre trató de pagar menos impuestos a través de pagos y facturas falsas y empresas tapadera. Esta es la calaña que en su tiempo se vanagloriaba de combatir fielmente la corrupción.

Esta realidad se ha dado en repetidas ocasiones y realizado por varios partidos, los cuales, según ellos, acusaban a otros partidos de casos de corrupción, perdiendo toda veracidad y dejando caer sus caretas. Luego se preguntan porque no consiguen votos en las elecciones, y es que, lo único que pretenden es conseguir puestos de poder en el parlamento a modo de sacar un beneficio propio de los impuestos que pagan todos los trabajadores con su esfuerzo. Los mismos trabajadores que por ello no se pueden permitir pagar un alquiler o productos de primera necesidad.