La guerra del petróleo, sumada al virus Covid-19, ha generado este lunes una jornada dominada por el pánico por el desplome de las inversiones internacionales. Wall Street se ha mantenido cerrado durante 15 minutos con el fin de frena las ventas provocadas por el temor de las caídas.

Esta jornada ha sido el culmen, tras 20 días de pérdidas, al sumarse a la crisis por el coronavirus la guerra del petróleo entre Arabia Saudí y Rusia. Las medidas tomadas por Wall Street, al amanecer con un 7% de caída, han llegado al nivel de detener durante 15 minutos la cotización, lo cual no se vivió ni durante las peores situaciones de la crisis del año 2008.

A pesar de que se esperaba que el día estuviera marcado por las recuperaciones, el conflicto de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), derivado de la guerra de precios, ha sido un factor inesperado que ha producido graves e inesperadas consecuencias. La caída del precio del petróleo en un 26% viene derivado de las negociaciones llevadas a cabo el pasado viernes entre la OPEP y Rusia.

El Ibex 35, uno de los principales índices europeos, también ha comenzado el día con pérdidas del 7%, recuperando tan solo un 0’5% al finalizar la mañana. No obstante, la Bolsa de Milán ha sido la que peores resultados ha registrado, derivado de las actuaciones del país en el cual se ha aislado a 16 millones de personas por el coronavirus.

Estas circunstancias, según señalan los analistas de IG España, están afectando especialmente a Europa, dónde las caídas ya amenazan con la llegada de una recesión que endurecerá los mercados de crédito. Cabe señalar que los más afectados según las previsiones serán Repsol y ArcelorMittal, aunque ninguna de las 35 grandes empresas del Ibex 35 se escapa a los desplomes.