La Organización Mundial de Comercio (OMC) esta semana ha autorizado formalmente a los Estados Unidos para que se impongan aranceles a productos procedentes de la Unión Europea, por un máximo de 7.496,6 millones de dólares al año para compensar los subsidios recibidos por Airbus.

Este lunes se ha celebrado una reunión extraordinaria del Órgano de Solución de Diferencias, después de la cual se hizo participe al país norteamericano de que tenía el luz verde. El encuentro se trataba de una mera formalidad, ya que la única forma de que no se aprobara la solicitud de autorización para imponer los aranceles es que todos, incluyendo a los Estados Unidos, estuvieran en contra de que se concediese.

De esta forma, es de esperar que Washington comience a aplicar a partir del próximo 18 de octubre un arancel del 25% a productos agrícolas y otras importaciones, y otro del 10% a las importaciones de productos de aviación civil. 

Las disputas comerciales entre los bloques no suponen nada nuevo. Actualmente, Estados Unidos y la Unión Europea mantienen abiertas en la OMC más de cincuenta disputas comerciales, incluyendo 35 denuncias por parte europea y una veintena de reclamaciones contra la UE por parte de la Administración estadounidense.