Este 5 de marzo, un operativo conjunto de la Policía Nacional, Guardia Civil y la Agencia Tributaria ha sido desplegado para combatir el creciente narcotráfico en Cádiz,  principal punto de entrada de drogas en nuestro país.

En las zonas de Jimena de la Frontera, Algeciras, Los Barrios, San Roque, Conil de la Frontera y Alcalá de los Gazules, se han efectuado once registros de localidades por ser consideradas casas y pisos francos para narcotraficantes y alijos de drogas.

Se han producido ya nueve detenciones, con acusaciones de tráfico de drogas y blanqueo de capital, entre otros delitos.

En los registros han sido hallados más de 500.000 euros en efectivo, un arma corta con munición, vehículos de diverso tipo y documentación asociada a otras investigaciones de la misma índole.

Desde 2015, en la zona de Cádiz, las sanciones graves por delitos contra la seguridad ciudadana por drogas se han disparado, pasando de 1000 a más de 7000 infracciones detectadas en tan solo dos años.

Este alarmante incremento de la delincuencia y tráfico de drogas no tiene otra causa que el abandono institucional de las zonas marginales del sur de España, en el que los narcotraficantes encuentran una oportunidad de oro, sumiendo a su población a la miseria.