Mediante esta propuesta, el partido morado sustituirá el límite de 2.850 euros por otro basado en porcentajes de los salarios, de los que se donarán entre el 5% y el 30% al propio partido.

Pablo Iglesias se dispone a iniciar una nueva etapa a la conclusión de la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos, con el objetivo de transformar la estrategia de oposición en la de un partido del gobierno. Uno de los cambios más notorios y polémicos sería el de acabar con la limitación de cobrar tres salarios mínimos para los cargos de Podemos.

Esta norma, integrada en el Código Ético de la formación, fue una de sus principales banderas a la hora de presentarse como alternativa política ante la sociedad.

El documento presentado por “Un Podemos Contigo”, la candidatura de Pablo Iglesias y su sector de confianza, afirma que debido a su incremento en el presente gobierno, el SMI ha dejado de ser un marco de referencia válido para la limitación salarial de los cargos del partido. De ahora en adelante, “las donaciones serán realizadas mediante porcentajes del salario percibido en función de las responsabilidades asumidas”, según explica el citado documento.

Los cargos de Podemos percibían hasta ahora un sueldo máximo de 3 salarios mínimos, debiendo donar el excedente al partido para financiar actos, movilizaciones o apoyar causas sociales varias. La mayoría de cargos hacían sus donaciones a través del programa “Impulsa”, creado por la propia formación, el cual se encarga de desarrollar proyectos innovadores con proyección social.

Desde la candidatura de Iglesias justifican la decisión asegurando que en base a ese cálculo, muchos cargos públicos (diputados nacionales, autonómicos, municipales) no donarían nada de su sueldo, y defienden que con el porcentaje flexible todos los cargos públicos donarán sin excepción. Del mismo modo, el documento ético elaborado por Iglesias de cara a esta nueva fase de Podemos (que se da por contada al no existir ninguna otra candidatura de peso que le haga frente en la Asamblea Ciudadana) abre la puerta a la posibilidad de que el actual secretario general se mantenga en el cargo más allá de los 12 años fijados por los estatutos actuales.

La limitación de mandatos para todos los cargos públicos y cargos internos del partido se fijaba en ocho años con posibilidad de prorrogarse excepcionalmente a un máximo de 12. La nueva propuesta de Iglesias abre la vía a permanecer más tiempo al mando del partido al supeditar a consulta con la militancia la prorroga del cargo por más de 12 años.