El Presidente español pide a sus socios “empatía” para afrontar los efectos devastadores de la epidemia así como la creación de otro Plan Marshall y la emisión de “coronabonos”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía ayer por cuarta vez en lo que va de semana para informar sobre las nuevas medidas que se están tomando y se prevén tomar para acabar cuanto antes con la crisis sanitaria que padece actualmente nuestro país.

Con este objetivo, Sánchez explicaba que “Europa está en guerra contra el coronavirus” y que no “hay excusas que valgan” para escatimar recursos contra la pandemia y para reducir sus efectos sobre el tejido productivo y el empleo.

El jefe del Ejecutivo dejó clara la postura de España y reclamó a Bruselas un Plan Marshall para lanzar un gran programa de inversiones públicas en toda la Unión. También defendió los denominados “coronabonos”, títulos de deuda europea, que ayuden a compartir los riesgos entre todos los países.

Sánchez, además, pidió un seguro de desempleo común. Tras reunirse con los representantes de todas las comunidades autónomas, Sánchez ha explicado que esta semana habrá una nueva reunión del Eurogrupo y en ella va a defender que Europa haga todo lo que sea necesario para frenar la situación. En concreto, el Ejecutivo pedirá “medidas coordinadas y una mayor movilización de recursos económicos”, la mayor de la historia “porque Europa está en guerra”.

“Esta crisis ha caído como un ladrillo en la Unión Europea, y afecta al conjunto de los países, todo se encadena como si fuese un dominó y el virus no entiende de fronteras. Es una crisis simétrica, no puede encontrar solo una respuesta nacional”, ha argumentado Sánchez.

El Gobierno de España ha aplaudido la movilización millonaria del BCE de 750.000 millones de esta semana, pero el presidente ha ido más allá al reclamar “un gran Plan Marshall para la Unión Europea” a la Comisión Europea.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es otro de los actores que el Gobierno de España quiere movilizar. En concreto, Sánchez ha explicado que la vicepresidenta económica va a insistir en que el BEI otorgue los avales necesarios para que los Estados puedan garantizar la liquidez.

Sánchez también ha pedido la creación de un gran fondo de empleo comunitario que sirva como apoyo a los fondos de empleo que ya tienen activos los países.