Los pensionistas advierten a Sánchez de que no pararan hasta que se blinden las pensiones con el IPC. En señal de protesta se han organizado columnas de marchas hacia la capital que han culminado con una concentración masiva ante el Congreso de los Diputados.

Cerca de 8.000 pensionistas se han juntado este miércoles en Madrid, procedentes de todas partes del país, y han recorrido la calle de Alcalá de Madrid durante varias horas. Desde Cádiz y Bilbao se han realizado columnas de marcha a pie hasta la capital para visibilizar sus reivindicaciones.

Los pensionistas exigen al gobierno que la pensión mínima se establezca en 1.080 euros o que se iguale con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 1.200. Entre las reivindicaciones de la movilización destaca la revalorización anual de las pensiones con el IPC real como mínimo, entre otras reformas, como por ejemplo la eliminación de coeficientes reductores a cotizaciones de más de 40 años…

“La lucha es el único camino, y no pararemos hasta que se blinden las pensiones” afirman los representantes de los distintos colectivos de pensionistas y también han querido aclarar que no sólo están luchando por sus derechos, sino también por los de sus hijos y nietos.