Fuente: Okdiario

Mariano Pérez-Hickman, que ha sustituido en su escaño del Congreso a la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, está citado a declarar el próximo 19 de septiembre en un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en calidad de investigado por un delito medioambiental. No obstante esta declaración podría quedar en suspenso por su nueva condición de aforado, una vez que Pérez-Hickman ha tomado posesión hoy de su escaño en el Congreso.

Los hechos por los que el sustituto de Sáenz de Santamaría está investigado se remontan a su época de concejal en Pozuelo de Alarcón (1991-2011). Pérez-Hickman y otros diez altos cargos de los Gobiernos del PP en la localidad desde 2005, entre ellos la alcaldesa, Susana Pérez Quislant (PP), están citados a declarar como investigados por un presunto delito contra el medio ambiente en la Depuradora de Húmera.

Según informa en una nota de prensa la acusación popular, Pérez-Hickman fue uno de los responsables de la gestión de la depuradora municipal del barrio de Húmera. Tal y como se deduce de la investigación de la Guardia Civil, la depuradora habría estado vertiendo agua altamente contaminada a la Casa de Campo de forma continuada.

Fueron los vecinos los que hicieron saltar todas las alarmas ante el mal funcionamiento de unas instalaciones a todas luces “insuficientes” para la gestión de las aguas residuales de Húmera. Éstos se encuentran estupefactos ante la llegada al congreso del imputado, ya que de ésta manera es más que probable que quede impune de la condena, mientras miles de vecinos deben de soportar la contaminación a la que empresarios y políticos les han condenado con el beneplácito de los jueces.