Hace tiempo que los pisos colmena llegaron a Cataluña. Uno de ellos se encuentra entre Barcelona y Hospitalet de Llobregat; la ubicación es secreta, puesto que son ilegales.

Los habitáculos de este piso colmena en concreto, miden unos 1’2 metros de altura x 1’2 metros de ancho x 2’4 metros de largo (la Ley establece para una persona mínimo 5m²). El precio ronda los 225€ al mes, y aumenta si quieres un habitáculo más alto para poder estar de pie. De esta forma, en este piso de 240 m² logran malvivir 21 personas, con un salón, una cocina y tres baños para compartir.

La empresa que hay detrás, Haibu 4.0, quiere abrir más de 15 colmenas, solo en Cataluña. En el resto de España, como por ejemplo Madrid o Baleares, pronto se abrirán este tipo de alojamientos.

Hablemos ahora de uno de los promotores de la idea, la cara visible: Marc Olivé. Olivé ha reconocido a los medios, en varias ocasiones, que las instalaciones de los pisos colmena que ya están en funcionamiento no han sido revisadas por un arquitecto y que, al no tener licencia, no cuentan con calefacción ni aire acondicionado. También ha admitido que por el piso colmena mencionado anteriormente paga un seguro de oficina, más barato que el de hogar.

No deja de ser curioso que en su página web, Haibu se muestre como el adalid contra las injusticias sociales y escriba que intentan buscar soluciones a éstas arriesgando sus propios capitales, cuando exigen a sus inquilinos unos ingresos mínimos de 450€ al mes, no sea que no puedan pagarles el mes.

A todo esto, salvo alguna novedad, Marc Olivé vive en un piso de 100m² y tres habitaciones en el barrio Sagrada Familia de Barcelona. La media de alquiler por habitación en esta zona es de más de 500€ mensuales. Pero Olivé tiene suerte: le acoge un colega.

Juzgad vosotros mismos.

Por Nuria González.