Podemos ha pedido al escritor Arturo Pérez Reverte que abandone su puesto en la RAE y que se lo ceda a una mujer, alegando que tiene que dar ejemplo.

Esta petición surge a partir de la propuesta que incluirá la formación de Pablo Iglesias en las elecciones del 28 de abril, propuesta que pretende hacer obligatoria la paridad en los órganos de dirección de las instituciones y entes públicos o que dependan de financiación pública en el plazo de cuatro años y que conlleva la retirada de subvenciones en caso de no cumplimiento.

Esta propuesta es un reflejo claro del esfuerzo desesperado de Podemos para seguir a flote, pues como bien sabemos, la intención de voto de Podemos ha decrecido de forma significativa. Prueba de esto han sido las elecciones andaluzas donde 298.000 antiguos votantes de Podemos se abstuvieron (y 115.000 de IU), también lo es la encuesta del CIS de enero de este año, donde hemos podido ver como la intención de voto hacia Podemos se ha reducido.

Para salir de esta caída libre, Unidos Podemos ha llegado a plantear estas “medidas”, aprovechando cualquier circunstancia para atraer más votos.

Como lo ha sido también el recientemente cambio de nombre a Unidas Podemos, aprovechando la cercanía del 8 de marzo y las elecciones para tratar de salvar a la desesperada, con cambios meramente aparentes, a su electorado más descontento.