Dos ex abogados de Podemos, José Manuel Calvente Redondo y Mónica Carmona Segura, han denunciado haber sido despedidos como represalia por empezar una investigación sobre graves irregularidades que afectarían a varios cargos internos.

Según han afirmado los letrados, durante los últimos meses se han cometido múltiples irregularidades que comprometerían al partido en multitud de esferas, tanto penal como administrativo y de prestigio. Sin embargo, Podemos ha negado todas estas acusaciones y asegura que estos despidos están perfectamente justificados.

Carmona, antigua responsable de Cumplimiento Normativo, ha declarado que están “hablando de irregularidades financieras, en materia laboral y de limpieza en relación de las consultas y primarias del partido que de confirmarse pondría en cuestión los elementales centrales de nuestra legitimidad como organización”. Además, también añade que, si se llegasen a confirmar los delitos, los despidos pasarían a considerarse un intento de ocultación de pruebas y un delito de encubrimiento.

El comunicado concluye diciendo que “ante la gravedad de estos hechos, que pueden acabar afectando gravemente a la reputación de Podemos, me veo obligada a advertir a todos los miembros del Consejo Ciudadano Estatal para que adopten las medidas y acuerdos necesarios para ordenar al Consejo de Coordinación a restituir a don José Manuel Calvente Redondo en su puesto de Delegado de Protección de Datos y a rechazar mi sustitución como Responsable de Cumplimiento Normativo, permitiendo que se continúen las investigaciones internas en marcha para individualizar las responsabilidades que pudieran derivarse de esos actos, protegiendo al partido como tal”.