El PP de Madrid ha admitido mediante un escrito remitido al juez Manuel García Castellón, no tener los contratos que justifican la reforma de la sede de Génova.

Este documento responde a un requerimiento del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional, el cual insta al PP madrileño que aporte los contratos que justifiquen remodelación de la primera planta del edificio de la calle Génova, donde se encontraban tanto la dirección regional del PP como el despacho de la entonces presidenta de la comunidad, Esperanza Aguirre.

Este requerimiento de los mencionados documentos se da a raíz de la investigación que se está llevando a cabo en el marco de la trama Púnica, el cual implica directamente al PP de Madrid por financiación de la reforma en b.

Según el gerente del partido, Manuel Carrillo, alega que después de haber examinado los archivos de la de la sede, “se comprueba que no obran contratos relativos a proyectos y realización de las obras de remodelación de la sede del partido”. Carrillo, en ese mismo anexo del documento, solo ha aportado las facturas por un importe de 88.565 euros que pertenecen al ejercicio de entre 2005 y 2010.

Estas facturas están relacionadas con gastos del acondicionamiento de la sede, el mobiliario o el cableado. Aunque, el Juzgado Central impusiera una fianza de 1.2 millones de euros a la formación por la supuesta financiación irregular del partido a nivel nacional, la procedencia de los 1.4 millones de euros que le costó al PP madrileño sigue siendo desconocida y sigue estando precisamente, pendiente de juicio.