El Gobierno ha propuesto la subida de los precios y tarifas del agua, argumentando que este incremento fomentará el ahorro y proporcionará una recuperación de los costes del recurso.

Esta propuesta ha sido recogida en el borrador de un libro llamado El Libro Verde, donde el Gobierno expone sus argumentos para justificar que, convirtiendo los precios del agua en incentivos económicos, se podrá “fomentar el ahorro, la eficiencia y la reducción de la escasez de agua”. 

Entre sus propuestas específicas, recogidas de la Administración General del Estado y sometidas a debate en los Foros territoriales, el Gobierno pretende hacer una revisión del régimen económico-financiero y la fiscalidad del recurso con el fin de cumplir con la Directiva Marco del Agua, que dictamina la recuperación de costes del servicio del agua.

Aunque el borrador del libro haya sido sometido a consulta de las partes interesadas, la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (FENACORE) denuncia la escasa participación de los regantes en la elaboración del mencionado borrador, ya que, de 32 sólo 2 pertenecían al sector.

FENACORE alega que el objetivo de usar menos agua no pasa por subir las tarifas, sino por hacer un uso más eficiente de esta. Además, insisten en que el fin de la creación del nuevo canon por metro cúbico de agua es “recaudatorio” y llega en un momento donde la agricultura “lo está pasando mal por los altos costes”.

Andrés del Campo, el Presidente de dicha asociación de regantes apunta que aunque los costes para los productos aumenten, los precios de estos productos se mantienen desde hace 30 años y por ello, muchos cultivos se mantienen gracias a ayudas públicas. El Presidente advierte que sin estas ayudas y con el aumento de precios propuesta por el Gobierno el abandono rural del país se agudizará notablemente.