La subida de precios del alquiler en los últimos años está vaciando el bolsillo de los españoles, que destinan de media un 34% de su salario mensual al pago del alquiler. La situación se vuelve dramática en Madrid y Cataluña, donde la cifra asciende hasta el 50%.

En concreto, los madrileños tienen que destinar el 51,1% de su salario bruto mensual al pago del alquiler, teniendo en cuenta que el salario bruto promedio en la Comunidad de Madrid en 2018 fue de 24 713 euros anuales y el precio de un piso de 80m² de 1052,70 euros al mes. Se trata de la comunidad que ha visto crecer más los precios de alquiler de viviendas, un 14,9% respecto a diciembre de 2017, mientras que los salarios en Madrid se mantienen en los niveles de 2017.

Cataluña se sitúa en la segunda posición, con un precio de alquiler de 972,90 euros al mes para un piso de 80m². Con un salario bruto promedio de 23 727 euros anuales, los catalanes tienen que destinar de media el 49,2% de su nómina mensual al pago del alquiler. A Cataluña, le siguen País Vasco, 10,22 euros por m², y las Islas Baleares, 9,82 euros por m². En ambos territorios sus habitantes tienen que destinar más del 40% de su salario mensual bruto al pago del alquiler.

Esta situación afecta principalmente a los jóvenes, que ven cada vez más lejana la emancipación y están obligados a compartir piso perpetuamente o a ser ayudados económicamente por sus familias para poder irse de casa. El año pasado tan solo un 19% de los menores de 30 años con una sola fuente de ingresos consiguió la emancipación en solitario. En lo que a la emancipación en general se refiere, según Eurostat, la edad media a la que se abandona la casa familiar en España es de 29,3 años, la sexta más alta de Europa.

La proliferación de pisos turísticos y la especulación inmobiliaria, tanto de particulares como de empresas, juegan un papel decisivo en un país donde, a pesar de la cada vez mayor necesidad de arrendamiento, el 78% de la población es poseedora de propiedad.