El coste de la vivienda ha experimentado una subida del 3,9% en el último trimestre del pasado 2018, llegando así al precio de 1.618,8€ por metro cuadrado según afirma el Ministerio de fomento, lo que supone que el precio de la vivienda lleva ya 15 trimestres creciendo.

Las viviendas con menos de 5 años de antigüedad se encarecieron un 2,3%, hasta los 1.845,5 euros por metro cuadrado, mientras que las viviendas de más de cinco años llegaron a los 1.611,7 euros.

Por el contrario, la vivienda de protección oficial ha experimentado una caída del 0,1%, con un precio medio del metro cuadrado en 1.127,1 euros.

Esta subida del valor de la vivienda no solo es palpable en su compra, sino que también se transmite a las viviendas en alquiler. El precio del alquiler no solo no cae, sino que el negocio de alquilar es cada vez más rentable.

Según Urban Data Analytics la rentabilidad media del alquiler alcanzó el 7,5% hasta septiembre, lo que supone un crecimiento anual del 4,6%. Subidas que se traducen en precariedad, ya que el pasado 2018 se producían al día 100 desahucios por impago del alquiler y 60 por el impago de hipoteca, lo que nos deja un panorama desolador en relación al derecho a la vivienda. Además de subir el valor de la vivienda, sube también el tipo de interés en el proceso hipotecario, obstaculizando todavía más el acceso a esta necesidad.

Volviendo a la subida de precio las comunidades con las mayores subidas son la Comunidad de Madrid con una subida del 8,1% y Catalunya con una subida del 5.8%. Son seguidas de La Rioja (4,8%), Andalucía (4,2%), Canarias (4%) y Comunidad Valenciana (3,7%).

Por el contrario, en algunas comunidades ha caído levemente: Asturias (1,4%), Murcia (1,3%), País Vasco (0,5 %) y Castilla y León (0,1%).

En cuanto a municipios (de más de 25.000 habitantes) la media más elevada se presentó en San Sebastián (3.590,9 euros/m2) e Ibiza (3.537,4 euros/m2). Mientras que la más baja se registró en Elda (574,8 euros/m2).

Según datos recientes del INE (Instituto Nacional de Vivienda) la media total de los años de sueldo bruto que cuesta la vivienda en España es de 7,7 años. Los territorios que más destacan en esta desproporción entre sueldo y coste de la vivienda son: Islas Baleares, donde adquirir una vivienda significa la inversión integra de 16,5 años de sueldo, seguida de Cataluña con 8,4 y Madrid con 8,1 años.

Es decir, que cada vez más el precio de adquisición de la vivienda está por encima de la media del sueldo.

Cada día familias trabajadoras se quedan sin acceso a la vivienda, víctimas de la especulación de este bien básico. Además de verse en la calle, se encuentran con que el acceso a una vivienda de protección oficial es toda una travesía burocrática lenta y compleja.

Las instituciones como las oficinas antidesahucios o los servicios sociales no pueden hacer más que una labor parcial. En España, en 2017 solo el 2,5 % de alquileres eran VPO. Una oferta insuficiente teniendo en cuenta las restricciones a la vivienda libre para gran cantidad de trabajadores en nuestro país.

Mientras, ayuntamientos y gobiernos de uno y otro color se dedican a sus respectivas campañas electorales, siguen permitiendo el encarecimiento de este bien básico sin que le pongan remedio. Seguimos viendo la especulación con la vivienda en nuestras ciudades, y los desahucios que son ya el día al día del país, mientras gobierno e instituciones lo permiten.