El pasado domingo el PP expuso su propuesta de crear una ley de Apoyo a la Maternidad, y dentro de esta ley, el partido de Pablo Casado propone que se retrase la expulsión de las mujeres inmigrantes sin papeles que pretendan dar en adopción a sus hijos.

Los trámites de la expulsión se paralizarían solo en caso de que las mujeres inmigrantes den en adopción a sus hijos en el momento de la gestación, y si después de dar en adopción al bebé la madre sigue en una situación irregular, sería expulsada del país.

Esta propuesta no es más que un chantaje hacia las inmigrantes por parte de Casado, aprovechando la situación de vulnerabilidad de estas, para tratar de paliar el problema de natalidad en España, chantajeándolas con la posibilidad de poder regularizar su situación durante el embarazo.

Esta no es más que otra medida xenófoba planteada por el ala más reaccionaria del Partido Popular, tratando de “solucionar” el problema de la natalidad en España sin ir a la raíz del verdadero problema, la pobreza.