Este miércoles, el Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado, por tercera vez, la prórroga del estado de alarma decretado por el Gobierno frente a la pandemia causada por el coronavirus.

Así, las medidas restrictivas se extienden hasta el próximo 10 de mayo, a pesar de haberse computado tantos votos en contra, 62 en concreto, sumados por Vox y los independentistas catalanes, Junts per Catalunya y la CUP.

El estado de alarma comenzó el 14 de marzo, con vistas a adoptar las medidas pertinentes a tiempo para frenar, o intentarlo, la pandemia del coronavirus. Es el Gobierno del Congreso el que ha propuesto su prolongación en tres ocasiones; la primera de ellas, el 23 de marzo, no hubo votos en contra, el pasado día 9, ya se opusieron Vox y la CUP, y este miércoles se les ha sumado Junts, mientras que Esquerra y Bildu se abstienen.

La formación catalana-independentista dirigida por Carles Puigdemont se había decantado hasta la fecha por la abstención, pero se pasan al ‘no’ alegando que al Ejecutivo formado por PSOE y Unidas Podemos “se le ha acabado el crédito”. Por su parte, la CUP considera que se está utilizando esta crisis para hacer “política del miedo y limitar derechos”, en esto justifican su negativa a la prórroga. Por último, y según informa el periódico Europa Press “Vox ha dejado claro su rechazo de pleno a toda propuesta del Gobierno de coalición, al que ha denunciado ante la Justicia y del que sólo espera su dimisión.”