Los nacionalistas catalanes desean que los reyes se marchen de Cataluña. Felipe VI y Letizia se encuentran junto a sus hijas en Barcelona con motivo de la celebración de los premios Princesa de Girona en el Palacio de Congresos.

Pese a los controles policiales, un numeroso grupo de independentistas han organizado una protesta en los exteriores de la celebración, organizando una “cacerolada” para protestar por la sentencia del Procés, que provocó la entrada de prisión de los líderes catalanes.


Según declaraciones de los manifestantes “No estamos de acuerdo con una monarquía que ha impuesto un dictador, Franco en este caso, un fascista”. También destacan otras declaraciones tales como “Porque vivo en una república, no en una monarquía. No estoy de acuerdo con que un rey extranjero venga a Barcelona”.

Aparte de la mencionada ”cacerolada” se ha realizado el corte de varias de las vías de acceso, han incendiado imágenes con el rostro del monarca. Esta es la única presencia que realiza Felipe VI a la ciudad condal desde la sentencia del Procés y el encarcelamiento de los políticos separatistas.