Hoy 11 de noviembre el país amanece con el nuevo resultado electoral, el PSOE con 120 escaños ha ganado las generales sin embargo ha retrocedido desde abril, el nuevo reparto de escaños,en el que han ganado terreno Vox y los partidos independentistas frente a la bajada de Ciudadanos y Unidas Podemos, augura un nuevo bloqueo.

La primera fuerza el PSOE, ha quedado de nuevo a la cabeza, pero perdiendo tres diputados (en Madrid Cantabria y Ceuta), es decir con tres escaños menos que en los comicios de abril. Estos resultados rompen con la voluntad socialista de un gobierno en solitario y de la mejora en las urnas que pretendían conseguir, recordemos que las últimas declaraciones preelectorales de Sánchez no eran favorables a gobernar con Unidas Podemos por discrepancias cuanto a la cuestión catalana, ni a pactar con los independentistas, achacandoles ser inestables.

De todas formas esta opción sigue siendo una de las más viables para formar gobierno frente a un pacto PP-PSOE. El Partido Popular ha subido 22 escaños consiguiendo 88 diputados frente a los 66 de los pasados comicios. Aun así este crecimiento no cumple con los pronósticos ni desde el propio partido, ni de los sondeos que auguraban incluso una subida hasta los 100 escaños.

Acorde con sus expectativas la tercera fuerza Parlamentaria con 52 diputados ha sido Vox, sumando 950.000 electores más de los que ya sacó en abril, 28 escaños más. Esta subida ha conseguido situar al partido de Abascal como primera fuerza en dos regiones: Murcia y Ceuta y como tercera en Aragón, Castilla La Mancha, Castilla y León,Madrid Valencia y Extremadura.

Los cuartos en el parlamento con 35 escaños son Unidas Podemos aunque sufriendo también un retroceso. Del total de diputados 26 son de Unidas Podemos (7 menos que en abril), 7 de En Comu Podem y 2 de Podemos -EU de Galicia.

Aunque Unidas Podemos haya pasado de 33 a 26 escaños, dejando atrás más de medio millón de votos, no le ha salido tampoco del todo rentable la división al partido de Errejón, que ha conseguido representación con 326.000 votos consiguiendo dos diputados.

Albert Rivera y su partido naranja han sufrido una bajada considerable perdiendo 47 diputados quedándose tan solo con 10, perdiendo así el apoyo de más de dos millones y medio de electores. De hecho, los naranjas se han quedado sin representación en la mayoría de las regiones, quedándose con diputados de solo cuatro comunidades , Cataluña, Valencia, Andalucía y Madrid.

Esta bajada le deja en una peor situación para “desbloquear” la situación en comparación a los comicios de abril. A pesar de que durante la campaña, Rivera haya anunciado su disposición a apoyar al partido mayoritario para formar gobierno, Ciudadanos ya no podría sumar tan significativamente en un pacto con el PSOE ni con el PP y Vox.

Los partidos independentistas han ganado fuerza en el Congreso, sumando las fuerzas de todos estos partidos llegan a los 36 escaños, cuatro diputados más que en los comicios de ​abril. Partido por partido, Junts per Catalunya suma un diputado más que en abril y pasa a los 8, ERC (el único en bajar) pierde dos diputados y pasa a 13 escaños, la CUP ha entrado en el Parlamento con 2 diputados, el PNV suma un escaño, pasa a los 7 diputados, Bildu suma de nuevo uno y llega a los 5 diputados y entra el BNG con un escaño. Tan solo ERC pierde 2 y pasa de 15 a 13.

Los últimos escaños son de partidos regionalistas, Teruel Existe saca un diputado, dos para Navarra Suma (coalición de UPN, PP y Ciudadanos en Navarra) , uno para el del Partido Regionalista de Cantabria , otro diputado para Més Compromís y dos de la Coalición Canaria.

La parte complicada de la lectura de los resultados electorales quizás sea especular sobre los posibles pactos , de los 350 parlamentarios para una investidura el candidato necesita los 176 escaños, sin embargo ni el bloque de PSOE, Unidas podemos y más país, con 157 escaños, ni el bloque de PP,Ciudadanos y Vox con 150 llegan a esas cifras.

Para Pedro Sánchez una opción es un acuerdo con el Partido Popular formando una gran coalición cosa que se podría complicar, dado que, durante campaña Pablo Casado ha expuesto su intención de no facilitar el gobierno de los socialistas.

La otra vía para los socialistas sería un acuerdo con Unidas Podemos y Más País, pero este necesitaría de los apoyos de los partidos independentistas. Con el apoyo del PNV y del Partido regionalista de Cantabria sumarían 165 escaños, sin embargo necesitarían aún de los 13 diputados de Esquerra Republicana per Catalunya, la formación de Rufián quién ha dejado claro durante toda la campaña que proporcionarían ese apoyo solo pasando por la creación de una “mesa de negociación” sobre la independencia.​