La Audiencia Nacional ha establecido las máximas penas para los delitos cometidos por los jóvenes de Alsasua, pero éstos no son considerados terrorismo.

Tras casi 3 años en prisión preventiva, los jóvenes encausados ya tienen una condena: 9 años y medio para Oihan, 8 años y medio para Jokin y Adur, 4 años y 2 meses para Aratz, 3 años y medio para Iñaki y año y medio para Ainara.

Además, se les obligará a indemnizar a los agentes agredidos con 9.200 euros por lesiones, en el caso del teniente; 3.750 euros, al sargento y 6.100 euros a cada una de sus parejas por las lesiones. Por las secuelas y daños morales, la Sala ha fijado indemnizaciones de 45.000 euros para la pareja del teniente y 25.000 euros para la del sargento.

El conocido y polémico caso de la pelea de bar que tuvo lugar la madrugada del 15 de octubre de 2016, donde fueron agredidos dos guardias civiles por parte de un grupo de jóvenes de Alsasua. Desde entonces, el caso ha sido considerado terrorismo y delito de odio por parte de la Audiencia Nacional, y por tanto, utilizado como juicio y objeto político. Los jóvenes se han mantenido en prisión desde entonces, creando un rechazo general en gran parte de las poblaciones vasca y navarra.

Por parte de los acusados, de sus familiares y de miles de personas que han apoyado diversas movilizaciones contra el caso, han indicado constantemente que las peticiones de cárcel por parte de las fiscalía de la Audiencia Nacional (que llegaron hasta los 50 años de prisión) han sido absolutamente exacerbadas, propias de un montaje policial con fines políticos. Defienden que la pelea fue una pelea de bar como otra cualquiera y que no tuvo heridos graves.

Sin embargo, tanto la Guardia Civil como la fiscalía han denunciado delitos de odio en el incidente, defienden que fue un acto organizado previamente, que los agentes vieron peligrar su vida y que había vinculación con ETA por parte de los acusados (de los cuales algunos se rodeaban con plataformas como “Ospa”, (“Fuera de Aquí” en euskera), organización que vinculaban con la banda terrorista, cosa que no ha sido demostrada. Los Guardias Civiles de la localidad afirman que viven inmersos en una esfera de odio por parte de los habitantes de la localidad Navarra.

La plataforma “altsasukoak aske” (libertad para los de Alsasua) ha organizado diferentes movilizaciones para mostrar rechazo a las condenas establecidas, y se esperan movilizaciones de varios miles de personas por todo el territorio de País Vasco y Navarra.