Tsunami Democrátic ha manipulado hoy algunas marquesinas con publicidad, las llamadas (Opi) Objeto Publicitario Iluminado, en las avenidas de la ciudad condal para poner publicidad anunciando la concentración del miércoles, coincidiendo con el duelo en el Camp Nou entre el FC Barcelona y el Real Madrid. Carteles que ya han sido retirados.

Según fuentes del Ayuntamiento, han comunicado a diversos medios que la puesta de carteles no ha sido concertada y que, por ahora, han observado 6 marquesinas con dichos carteles, los cuales han sido quitados de “manera inmediata”.

Desde el Ayuntamiento han explicado que “cuando el Ayuntamiento o la empresa concesionaria lo detecta, se cambia de manera inmediata por la publicidad contratada”.

Los anuncios instalados por la plataforma Tsunami Democrátic llevan el mensaje “18-D. Derechos. Libertad. ¡Autodeterminación!” y la proclama “Spain, sit and talk” junto a la llamada de la concentración en el Camp Nou el miércoles a las 4 de la tarde.

Fuentes de Clear Channel, la sociedad que maneja los soportes, ha explicado a los distintos medios que “se trata de una acción vandálica puntual” y que en el periodo nocturno del domingo hasta el lunes se han forzado la clausura de los Opi para modificar su mensaje. “En cuanto ha sido detectado, se han retirado los carteles fijados de manera irregular” y se ha vuelto a establecer los anuncios firmados, han establecido que los sucesos son puntuales y que la empresa está estudiando para establecer prevenciones técnicas que disminuyan el uso ilícito de los medios.

En el transcurso del sábado y domingo Tsunami ha elaborado varios actos propagandísticos tales como una protección en la Catedral de Girona con la proclama “cambiemos el estado de las cosas. No violencia. Desobedecía civil” y han realizado pancartas como la Torre Salvana de Santa Coloma de Cervelló.

La plataforma afirmó el pasado viernes que en ningún momento han querido paralizar o suspender el Clásico, sino que su meta es “hacer visible en el campo y en las gradas la situación de excepcionalidad que sufre Catalunya”.

Cerca de 1000 mossos d’Esquadra protegerán los alrededores del Camp Nou, en una operación que sumará 3000 unidades, sumando la seguridad privada del club. El comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, explicó hace una semana que el contexto más desfavorable sería la paralización del encuentro, pero remarcó que “las informaciones que Tsunami ha trasladado es que no tiene intención de interrumpir el partido”.

El magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que juzga la posible actividad terrorista de nueve personas relacionadas con los CDR, investiga también desde hace varios meses los actos de Tsunami por un posible delito de terrorismo y su medida inicial fue dirigir la clausura de sus webs y redes sociales.