refugiados-refugees
Fuente: Telecinco.es

En plena crisis de refugiados, que vive uno de sus momentos más críticos, se hace pública la insolidaridad de España al haber sido condenada por el Tribunal Europeo debido al incumplimiento del compromiso que realizó en 2015 de tramitar las solicitudes de asilo de 19.449 refugiados, ya que, al finalizar el plazo, en septiembre de 2017, solo había procesado el 12,85% de dichas solicitudes. 

Con esta sentencia, España se convierte en el primer país europeo que incumple el cupo establecido, de carácter obligatorio. Ahora está obligada a tramitar las solicitudes pendientes, lo cual tampoco significa que a los solicitantes se les vaya a dar asilo asegurado.

El recurso fue presentado por la Associació de Suport a Stop Mare Mortum ante el silencio administrativo que se estaba produciendo tras el incumplimiento. El Tribunal Europeo de lo Contencioso-Administrativo tomó en consideración el recurso y ha acabado condenando a España, que se había comprometido a procesar solicitudes de 13.086 refugiados provenientes de Grecia y 6.383 de Italia. Pudo haberse adscrito a la reducción de un 30% de esta cuota, pero no lo hizo en ningún momento.

El abogado del Estado encargado de la defensa excusó estas acciones aduciendo que las tramitaciones se estaban realizando pero que era un proceso lento y complicado, debido a, entre otros, problemas por la coordinación entre países. 

Por si no fuera poco el hecho de la inseguridad acerca del destino de los refugiados, recordemos que ya se ha probado en varios países como Grecia, Turquía, España o Italia, como si de ganado se tratase. A principios, de 2018 todavía no se había alcanzado ni el 13% de lo acordado, el incumplimiento se produjo bajo el gobierno de Mariano Rajoy, pero al producirse ahora la condena, será el ejecutivo de Pedro Sánchez el que la afronte.

Ello implica que tendrá que tramitar las solicitudes restantes, un 87%, tiene la obligación de cumplir con todos los acuerdos adoptados en la Comunidad Europea de ahora en adelante, y aún con el nuevo gobierno a la cabeza, la incertidumbre es máxima.

Hace unas semanas, la gestión del barco Aquarius parecía una proeza de solidaridad realizada por el PSOE con Sánchez a la cabeza, apenas unas semanas más tarde, los 250 inmigrantes que llegaron a nuestro país, son una nimiedad con los acerca de 20.000 que se comprometieron.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.