El pasado 4 de enero, se celebró con gran éxito el reparto de juguetes organizando por el Banco Obrero en la población de Sedaví, Valencia, a pesar de todas las trabas puestas por el PSOE y Compromís desde el ayuntamiento.

Al pedir el permiso para el reparto, el ayuntamiento lo denegó alegando la falta de permisos y falta de antelación cuando simplemente se trataba de que las familias de Sedaví y los más pequeños pudieran compartir una jornada llena de solidaridad entre los vecinos. Tras el rechazo del permiso, familias y jóvenes del Banco Obrero fueron al ayuntamiento a pedir explicaciones, y solo obtuvieron excusas ridículas, a lo que estos respondieron que lo iban a realizar igualmente más allá de un permiso o no.

Ante esto, desde el Banco Obrero se publicó un vídeo en el que se explicaba todo lo ocurrido, para que la gente pudiera ver como el PSOE y Compromís, los supuestos “gobiernos del cambio” habían actuado de forma tan vergonzante. Dicho vídeo causó un gran revuelo y una lluvia de críticas al ayuntamiento ante lo cual se pusieron en contacto con el Banco Obrero y les aprobaron el permiso para lavarse la cara ante todas las explicaciones y críticas que se estaban pidiendo por parte de los vecinos.

El reparto se realizó y no fue gracias al permiso dado por el ayuntamiento para callar las críticas; ya que el Banco Obrero no pensaba dejar a los niños sin juguetes, con o sin el permiso. Y no solo se realizó la jornada, sino que fue todo un éxito. Más de un centenar de personas participaron, muchos vecinos del pueblo acudieron a ayudar demostrando que la solidaridad iba más allá del ayuntamiento y sus políticos.