Después de la revisión de las series de PIB efectuado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se ha concluido que aún habiendo aumentado el Producto Interior Bruto un 0,4% en el segundo trimestre, el país está teniendo el menor ritmo de crecimiento trimestral de los últimos tres años.

El incremento del pasado trimestre de la economía ha sido una décima menor que el trimestre anterior, que fue del 0,5%. 

Además, según la Contabilidad Nacional, publicada hoy por el INE, el segundo trimestre de este año ha sido el peor en cuanto al crecimiento trimestral del PIB de los últimos tres. Este documento compara datos interanuales, es decir, datos del PIB de diferentes años y concluye que, aunque el PIB avanzase un 2% el segundo trimestre, seguía estando por debajo del objetivo establecido por el Gobierno. 

Después de los datos catastróficos durante los primeros años de la crisis y la ligera subida que tuvo lugar entre los años 2012 y 2015, el PIB ha tenido un crecimiento extremadamente lento.

Dado a diferentes factores, este crecimiento está siento aún más lento si cabe en 2019. 

El aumento del consumo ha sido menor que otros trimestres, ya que, por un lado, el consumo del hogar se ha estancado y por otro, porque el ritmo del aumento en gasto público se ha reducido. 

Las inversiones se han reducido. Por una parte, las inversiones en vivienda han aumentado más moderadamente que en trimestre anterior. 

Las inversiones en maquinaria, bienes, equipos y sistemas de armamento se han reducido notablemente, hundiéndose un 1,7%, llegando así a tasas negativas.

Las cifras, aunque indiquen un leve pero constante incremento del PIB, se encuentran todavía muy por debajo de las cifras previas a la crisis o incluso por debajo de las del año 2015, según indican los datos del Banco Mundial.