Rusia ha encomendado a las naciones integrantes de la OTAN que recapaciten sobre la subida de la tensión, que provocarán la puesta en marcha de las prácticas militares de la OTAN, establecidas para los dos próximos meses de 2020 en las cercanías del límite ruso, según explicó ayer la representante del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova.

La representante del Ministerio ruso ha explicado que estas actividades encaminadas a entrenar distintos tipos de misiones militares de la OTAN, en los cuales, aparte de las unidades pertenecientes al continente europeo, se encuentran también mas de 20.000 soldados de Estados Unidos y varios miles de equipos militares, “serán los mayores desde el final de la Guerra Fría”.

La portavoz rechazó el aumento regular de unidades militares de la organización militar de Estados Unidos en Europa.

Aparte, desde el Asuntos Exteriores de Rusia se ha expresado que este tipo de actos por parte de Estados Unidos y de la OTAN en las proximidades del territorio ruso no van a modificar las actuaciones del país en política exterior. “En la historia de Rusia, hubo muchos que intentaron amenazar al país con armas. Todos estos intentos terminaron sin gloria”, ha remarcado la portavoz.

Para finalizar, Zajárova ha sentenciado que es obvio que se debe tener en cuenta en sus planes la estrategia agresiva por parte de la OTAN y de Estados Unidos. Y que encomienda a estos países que recapaciten en lo que puede provocar este tipo de actos contra Rusia de manera tan brusca y que solo provocará la subida de tensiones en el aspecto internacional.