La compañía low cost irlandesa Ryanair cerrará el próximo 8 de enero las bases en España, situadas en Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote y Girona.

Este martes 15 de octubre dieron comienzo las reuniones correspondientes al periodo de consultas del expediente de regulación de empleo (ERE), en las que la aerolínea ha confirmado su intención de efectuar un total de 432 despidos. Sindicatos y dirección de la compañía volverán a darse cita los próximos días 25 y 30.

La aerolínea de bajo coste Ryanair anunció recientemente la elaboración de un expediente de regulación de empleo (ERE) que en un principio ponía en riesgo los 512 puestos de trabajo de las bases que la compañía tiene en los aeropuertos de Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote y Girona. Ryanair y los representantes de los tripulantes de cabina (TCP) y de los pilotos en España se reunieron el pasado martes 15 de octubre para dar inicio al período de consultas.

Tras dos días de negociaciones, Ryanair ha confirmado su intención de efectuar un total de 432 despidos, de los que 220 corresponden a tripulantes contratados directamente por Ryanair; 85 tripulantes contratados por Workforce y 22 tripulantes ligados a Crewlink.
En total, 327 tripulantes de cabina y 105 pilotos de Ryanair se verán afectados por este ERE. Tenerife y Gerona serán las bases más afectadas, con 100 despidos en cada una de ellas, seguidas de Las Palmas, con 69 despidos y Lanzarote, con 58.

El inicio de la negociación del ERE se produce tras varias jornadas de huelga convocadas por los sindicatos en protesta por el cierre de bases que no han tenido prácticamente ninguna repercusión, debido a unos servicios mínimos que los sindicatos USO, Sitcpla y Sepla tacharon de excesivos, ya que atentaban contra el derecho a huelga. Los TCP protagonizaron diez jornadas de huelga en septiembre, de las que cuatro coincidieron con las cinco llevadas a cabo por el colectivo de pilotos.

Ryanair asegura que los ajustes que llevará a cabo en España y otros mercados europeos en los que opera se deben al retraso en las entregas del Boeing B737 MAX, modelo suspendido tras los accidentes mortales de Indonesia y Etiopía, y la compañía espera empezar a recibirlos a partir de febrero o marzo de 2020. Por su parte, los sindicatos afirman que los ajustes no tienen justificación alguna, y continuarán negociando para evitar el mayor número de despidos posible.