La ejecutiva de la empresa de aviones irlandesa Ryanair ha alcanzado un acuerdo particular con una gran cantidad de sus empleados en Girona, que logra que no se cierre la base catalana.

No obstante, de acuerdo con el sindicato USOC es “una tomadura de pelo” para la plantilla. La formación de empleados argumentó que la gran mayoría de los 160 trabajadores han acordado la renovación con unas cláusulas abusivas, tales como perder la antigüedad, un recorte de las retribuciones de cerca del 25% al establecer en el paro un trimestre o modificar sus categorías profesionales.

Con este acuerdo, Ryanair permanecerá en el aeropuerto con una base temporal en lugar de la anterior, que tenían permanente. La represente de USOC Ryanair, Lidia Arasanz, argumentó que la empresa planea disminuir sus actividades en invierno, pero todos los empleados se darán de baja en el periodo que dure el trimestre del año.

Pese que la aerolínea no se ha manifestado de forma oficial, fuentes del Sepla afirman que la empresa, tras acordar el proceso del ERE, ha establecido conceder a la base de Girona estatus estacional, lo que provocará que en el tiempo de menor afluencia (noviembre y marzo) no mantendrá aviones en Girona.

Los trabajadores que han acordado no firmar las nuevas condiciones serán parte del ERE que la empresa ha establecido a nivel nacional. De acuerdo con informaciones del sector, las bases estacionales suelen componerse de empleados temporales o de otras bases, con lo que el contexto de Girona tendría un estatus extraordinario.

A últimos días de agosto de este año, la ejecutiva de Ryanair afirmo que el 8 de enero la base en el aeropuerto de Girona finalizaría sus servicios. El propósito de la empresa era establecer un ERE que provocaría la finalización de los empleos de las bases de Las Palmas, Tenerife, Girona y Lanzarote, en lo que perjudicaría a 512 trabajadores (120 pilotos) y en Girona afectaría a 140 tripulantes de cabina y 25 pilotos, según informes de los sindicatos Sepla y USO.

Desde el Gobierno catalán, que mantiene contactos desde hace varios meses para tratar de asegurar la base catalana, se ha estimado con gran actitud la noticia. “Es importante que se apueste por la continuidad, tanto para el turismo como para las empresas del territorio”, aseguró Isidre Gavin, Secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat.

En acercamiento a la empresa, la Generalitat se obligó a solicitar al Gobierno español una bajada de las tasas y su conciliación a un aeropuerto con tráfico estacional, pese que el Gobierno en funciones no ha logrado todavía ese acuerdo.

Por otro lado, la Federación de Hostelería de las comarcas de Girona festejó ayer que Ryanair conserve la base y lo definió de “gran noticia”. De acuerdo con el cambio de condiciones laborales de la plantilla, su presidente, Antoni Escudero, afirmó que tienen la seguridad de que es un aspecto de la empresa con los sindicatos, señalando que hay que ser conscientes de que en el aeropuerto no trabajaba nadie y ahora hay más de 100 empleados; por tanto, hay que ser generosos”.

Mientras, la nueva formación de bases de la empresa irlandesa continua su curso. En la situación de Tenerife sur, Las Palmas de Gran Canaria y Lanzarote se conserva su cierre para el próximo 8 de enero. Al mantenerse Girona del cierre del ERE cabe la posibilidad de disminuir hasta 160 empleados, lo que provocaría un total de 350 despidos, dentro estarían tripulantes de cabina y pilotos.

La aerolínea low-cost defendió el cierre o el descenso de algunas de sus bases al contexto incierto del Brexit, así como del envío tardío de 30 aviones 737 MAX este invierno, de igual manera afirmó que ningún destino quedaría perjudicado, ya que se utilizarían para vuelos de otras bases. ​