Un sacerdote de la Diócesis católica de Ourense ha sido temporalmente suspendido por acosar a un menor mediante redes sociales.   

La última Conferencia Episcopal española, celebrada el 27 de febrero, se negó a establecer medidas concretas contra la pederastia, alegando que dejan la problemática en manos de Roma.

La Iglesia sigue sin poder controlar los casos de abuso a menores. Las acciones contra estos sucesos siguen siendo insuficientes, incluso inexistentes.

Por mucho que traten de ocultarlo o quitarle importancia, no son casos aislados como declara la Iglesia Católica. Muestra de ello es el aumento de las denuncias. Desde 1986 han sido 87 los casos destapados en los tribunales, 34 de ellos durante los años 2018-2019.

Los casos de abuso dentro de la Iglesia siguen estando a la orden del día, debido a la falta de soluciones por parte del Gobierno y la Conferencia Episcopal.