Este lunes el presidente en funciones acudía al hospital Sant Pau, en Barcelona para visitar a un agente herido que sigue ingresado. A su salida del centro dos centenares de personas le han abucheado y han vivido algunos enfrentamientos con la policía.

Pedro Sánchez llegaba a Barcelona este lunes con la intención de visitar a los agentes heridos a raíz de los enfrentamientos recientes y entrar en contacto con las fuerzas de seguridad encargadas de Cataluña, por ello ha visitado el Hospital Sagrado Corazón de Barcelona, donde dos agentes más también se recuperan, para luego ir a Sant Pau, donde además de dicho agente, según informa Europa Press están ingresados varios de los civiles heridos, tres de los cuales han perdido un ojo.

Antes de la llegada del presidente ya se habían conglomerado unas 100 personas delante del centro, rodeados por un dispositivo de los Mossos D’Esquadra. Los manifestantes portaban una pancarta que ponía: libertad presos políticos. Entre ellos se encontraban algunos trabajadores sanitarios del hospital, identificables por las batas blancas.

El presidente ha llegado a las 12:45 al centro sanitario, rodeado por una comitiva de 5 coches que han entrado por el acceso de ambulancias,ha sido discreto,menos por los manifestantes que seguían gritándole descalificaciones, no ha hecho declaraciones y su visita al agente herido ha durado alrededor de 15 minutos.

Sin embargo la salida ha sido menos discreta, mientras la comitiva sacaba al presidente del recinto, los manifestantes le han abucheado y uno de ellos incluso ha llegado a intentar impedir el paso del vehículo poniéndose delante, cosa que los antidisturbios han impedido rodeando a pie los coches.