Con el encargo del Rey de formar gobierno, Pedro Sánchez se verá con Pablo Casado e Inés Arrimadas antes de reunirse con todos los presidentes autonómicos, incluido Quim Torra. Además, pretende negociar también con Vox y Bildu, a los que hasta ahora había vetado.

El presidente en funciones y candidato a la investidura tras haber sido propuesto por el Rey, ha señalado que son muchas las fuerzas dispuestas a facilitar su investidura y entre ellas está ERC. Además, ha lamentado que tanto el Partido Popular como Ciudadanos ya se hayan “instalado en el bloqueo con su no”.

Ha advertido así que ambos partidos “tendrán que explicar si quieren o no terceras elecciones” y ha asegurado que esa es una posibilidad que “desde luego” el PSOE no quiere. “No puede ni debe haber elecciones, España lo que necesita es un periodo de estabilidad y certidumbre”, ha dicho.

A pesar de ello, es precisamente con el líder del PP, Pablo Casado, y la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, con quien Sánchez tiene intención de reunirse el próximo lunes, según ha anunciado en su comparecencia en La Moncloa tras ser oficial su candidatura.

De manera paralela a sus encuentros con Casado y Arrimadas, la número dos del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, se entrevistará con el resto de formaciones políticas con representación en el Congreso de los Diputados con el objetivo de buscar una “mayoría más amplia” que permita la formación de gobierno en España, ha añadido Sánchez.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, considera insuficiente que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, le llame en una ronda de contactos de 17 presidentes autonómicos porque, a su juicio, lo necesario es respeto institucional, bilateralidad, reconocimiento de los sujetos políticos y una propuesta para “dar salida a la autodeterminación y el fin de la represión”.

Estos contactos de Lastra incluirán por vez primera a Vox y a EH Bildu, a quienes el PSOE vetó en su ronda de contactos anterior a la repetición de las elecciones el 10 de noviembre. Sin embargo, Santiago Abascal ha rechazado ya la invitación de Pedro Sánchez a reunirse para estudiar la investidura.

Ahora el líder socialista tiene que afrontar las negociaciones para garantizar su éxito. Ya ha avanzado para comprometer los apoyos de Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, BNG, PRC Nueva Canaria y Teruel Existe, pero falta cerrar el más difícil: la abstención de ERC.